Calcula tu riqueza neta

Categoría: Educación financiera | 0

¡Hola! ¿Te has planteado alguna vez calcular tu riqueza neta? ¿O tu fortuna neta, como diría T. Harv Eker en su libro “Los secretos de la mente millonaria“?

Te recomiendo encarecidamente hacer este ejercicio, poner las cosas “negro sobre blanco” muchas veces te ayuda a visualizar cosas que de otra manera se nos escapan.

¿Qué es la riqueza neta?

Muy simple. Es la suma de todo lo que tienes menos todo lo que debes. Más simple que el mecanismo de un botijo. Si estabas esperando una definición sesuda para impresionar a las visitas, lo siento, aquí no tenemos de eso.

Es MUY IMPORTANTE no confundir lo que tienes y lo que debes con activos y pasivos y flujos de caja (cash flow). No. Son cosas muy diferentes y conviene no mezclar la gimnasia con la magnesia.

¿Cómo se calcula la fortuna neta?

Con esta excel que te regalo. Lo puedes hacer a mano, pero teniendo una excel que te he preparado disponible me parece un poco arcaico.

El concepto de la fortuna/riqueza neta me lo he encontrado últimamente en dos libros. Los secretos de la mente millonaria y Your money or your life (La bolsa o la vida). Ambos comparten el mismo enfoque y yo difiero. Vamos a jugar al juego de las siete diferencias (en realidad es solo una, pero me ha quedado fantástico). Si te parece vamos a ir viendo punto por punto lo que hay que incluir y cuando lleguemos al apartado correspondiente entramos en detalle en que difiere mi punto de vista del de estos dos autores.

¿Cual es el objetivo de calcular tu riqueza neta?

El numero que nos resulte finalmente tiene poco valor, ya que nuestra riqueza no viene determinada por lo que tenemos, si no por nuestra liquidez y nuestros flujos de caja, pero lo que sí es importante es que ese numero sea mayor que cero. De lo contrario estaríamos en “quiebra técnica”. Y si te sale un numero negativo, tranquilo, no eres ni el primero ni el único. Todo tiene arreglo.

También nos sirve para hacer un pequeño “inventario” de lo que ha sido nuestra vida hasta ahora, y te darás cuenta de que a lo mejor tienes cosas innecesarias o tienes tu patrimonio mal distribuido.

Y por ultimo, en la parte “Lo que debo” lo he desglosado entre capital e intereses. Quiero tocarte las “cosquillas”. Por un lado te obliga a trabajar un poquito para averiguar la cantidad de intereses que debes. Por ejemplo, de tu hipoteca el capital pendiente es 95.137 euros. NO DEBES 95.137 euros. Debes bastante más, depende del tipo de interés y del plazo de amortización que hayas negociado con tu banco, pero es más. Te aseguro que te va a poner de mal humor. Cuando sumes los intereses de todas las deudas que tengas te va a entrar una mala leche… Igual te entran hasta ganas de cancelarlas. Bien por ti.

Vamos con los números

¿Qué incluimos en la hoja de cálculo y cómo lo valoramos?

Vamos a empezar con “lo que tengo”:

Activos líquidos

Los activos líquidos son la liquidez y todo lo que pueda convertirse en liquidez en un corto espacio de tiempo, por ejemplo unas acciones que coticen en bolsa o un deposito del banco que puedas liquidar (aunque tengas una penalización).

  • Cuentas corrientes: fácil, el saldo que tengamos en cuenta.
  • Acciones que coticen en bolsa: el valor de mercado el día que hagamos el calculo.
  • Bonos: idem que acciones. No hay que sumar el cupón (este ya se encuentra en nuestra cuenta corriente) ni cupones futuros, simplemente el valor del bono.
  • Fondos de inversion: idem que el idem del idem,
  • Liquidez en las cuenta de tu broker u otras plataformas: pues eso, el efectivo que tengamos en nuestro broker o plataformas de crowdlending, etc.
  • Dinero invertido en crowdlending: no es líquido. Lo incluiremos en el apartado “lo que tenemos”, pero como no se puede retirar hasta que finalice el plazo de inversión no suma para nuestra liquidez inmediata.
  • Tratamiento especial para el plan de pensiones… NO ES LÍQUIDO. No lo contemos como “dinerito” contante y sonante, ya que no lo es. Lo incluiremos en el apartado de “lo que tenemos”, pero no sumará a la liquidez inmediata.

Una pregunta clásica es ¿tengo que desglosar las acciones, fondos, bonos, etc. uno por uno? No. Nos interesa el numero “gordo”, como te he comentado anteriormente, esto no es una hoja de activos, así que simplemente nos interesa saber cual es el montante total de nuestras inversiones.

Inmuebles

Pues eso, tu casa, si tienes algún inmueble como inversión, solares, locales comerciales, plazas de garaje, etc.

A la hora de valorarlos te sugiero que lo hagas a precio de mercado y le restes un 5%. ¿Porqué? Por prudencia amig@, prudencia. Muchas veces somos muy optimistas a la hora de valorar nuestras cosas y la realidad del mercado nos pone en nuestro sitio, así que vamos a ser prudentes y cuando lleguemos a un precio que nos parezca objetivo, le vamos a quitar un 5%.

Vehículos

¿Tenemos un coche? ¿Dos? ¿Una colección de 17? ¿Un sidecar? Pues ahí hay que meterlo. Como anécdota, hice este ejercicio con un cliente y 24 horas después había puesto 2 coches en venta. ¡Tenia 4 para él solo! Vivía tan atropellado con su día a día que no se había parado ni a observarlo.

¿Cómo los valoramos? Pues como los inmuebles, valor de mercado -5%. Ten en cuenta que un coche, en cuanto sale del concesionario pierde mucho valor, así que si te acabas de comprar un coche no lo valores como “nuevo”, Lo que saben hablan de un 25%, pero te dejo el trabajo.

Empresas

Aquí nos referimos a empresas de las que seamos dueños, o accionistas y que no coticen en bolsa. La diferencia es que si somos propietarios de una acciones que cotizan en bolsa, podemos convertirlas en liquido en cualquier momento, mientras que si no cotizan en el mercado secundario (las empresas de toda la vida) necesitamos alguien a quien vender nuestras acciones y eso en ocasiones no es tarea sencilla.

¿Cómo valoramos las empresas? Esto da para un post, o 6 o 7… Pero para resumir te voy a decir que el método que más me gusta es el de valoración por dividendos. No voy a soltarte un rollo de fórmulas aquí, haz una búsqueda en Google y encontrarás 7 u 8 resultados pertinentes. Quizás haga un post sobre esto más adelante…

Varios

Metales preciosos (de esto deberíamos tener todos un poquito), una colección de sellos, obras de arte (ojo con esto, que el valor fluctúa mucho). Un pequeño cajón desastre que lo dejo a tu elección.

“Cosas”

Aquí es donde no estoy de acuerdo con los clásicos de la riqueza neta.

Muchos autores hablan de incluir todo lo que tengamos. TODO. Y supongo que ya habrás adivinado que no estoy de acuerdo.

Ropa, platos, zapatos, el ordenador, maletas, libros, dvds, sabanas, 3 camas, el lavaplatos y la nevera, los juguetes de tus hijos, la barredera de la piscina, un paquete de folios que robaste del trabajo… Oiga, ¿estamos locos o qué?

Esto no es el objetivo del ejercicio. El “ajuar” es un gasto. Es como si incluimos la cuota del gimnasio en esta hoja. Todas esas cosas que sugieren que incluyamos, en el 99% de los casos, el valor acaba siendo cero. Por ejemplo, con la ropa… ¿Que haces cuando unos zapatos están viejos? O van a la basura o al contenedor de ropa usada para la caridad, pero en ningún caso lo vendes. Lo mismo sirve para los platos, juguetes y el 99% de las cosas que tenemos en casa.

Y esta interpretación de las cosas puede llevar a error… Voy a comprar la TV Siemens 4K 3D SuperHD JKI LPowerUltraTelefunken porque sale de la cuenta corriente y pasa al apartado de “Cosas”, así que me quedo con la misma riqueza neta y con la tele. Pues va a ser que no.

 

Y ahora vamos con “lo que debo”:

Antes de entrar en detalle, podemos ver que las deudas las he desglosado en capital e intereses. ¿Para que? Para que duela. Así de simple. Para que veas el coste de endeudarnos. Un 4,5% TAE no duele. Devolver al banco 13.000 euros para un préstamo de 10.000 sí duele.

Activos líquidos

Espero que no tengas nada que rellenar en referencia a deudas en este apartado… Obviamente en las cuentas corrientes no tiene sentido. Pero… ¿te has endeudado para invertir en acciones, bonos o cualquier otro producto? MAL. FATAL. Espero que esas casillas estén en blanco, pero en caso de que las tengas que rellenar, tu inversión tiene muchos puntos para acabar mal…

Inmuebles

Habrás notado que en la casilla de al lado de cada inmueble hay tres espacios en blanco… Estás casillas son para rellenar si dichos inmuebles soportan hipoteca. En caso de que la respuesta sea sí, toca rellenar la información. Capital pendiente. Intereses que vas a pagar por ese capital y la suma de ambos.

Tarjetas de crédito

Las enemigas numero uno del ahorro. Si tuviera que dar UN SOLO consejo de ahorro a una persona sería “tira las tarjetas de crédito”. Así de simple.

Lo dicho, si tienes, rellena la deuda correspondiente desglosando entre capital e intereses. Lo mismo es aplicable para tarjetas de grandes superficies y similares.

Prestamos personales

Que recuerdos de esas vacaciones hace dos años en el Caribe… Pues ya sabes… A anotar capital e intereses.

Empresas

Aquí hay que hacer alguna matización. Si lo que tienes es una empresa, y las deudas las soporta la empresa, nada que anotar. Si por contra tienes un negocio unipersonal (autónomo de toda la vida) y las deudas son tuyas, este es su lugar. Moraleja: sistematiza tu actividad y sal de ella 😉 (este consejo es de propina).

 

Ya hemos rellenado la hoja, ¿y ahora qué?

Enhorabuena. Ya estás por encima del 95% de la gente en lo que a economía doméstica respecta. Solo haberte molestado en completar este ejercicio hace que tengas una “big picture” de tu situación económica y patrimonial, lo que te sitúa mucho más cerca de tomar las riendas de tu economía y de tu vida.

Una vez hayas rellenado la hoja, esta te devolverá información importante.

Por un lado, “el número”, tu riqueza neta. Si eres un asiduo estoy casi seguro de que estará por encima de cero.

También calcula tu liquidez inmediata. En caso de apuro, el total de efectivo del que podrías disponer en un momento dado.

Y una información que espero que te duela. El coste del endeudamiento. Estoy seguro que este numero te hará reflexionar y tomar mejores decisiones de ahora en adelante. En cualquier caso, si quieres aprender una técnica furiosa para la eliminación de deuda te aconsejo que te suscribas a la newsletter y recibirás gratuitamente eso y mucho más.

Y tu trabajo no acaba aquí. Te recomiendo que calcules tu riqueza neta por lo menos cuatrimestralmente, o lo que es lo mismo, 3 veces al año y vayas viendo como evoluciona (a tu favor, espero).

La hoja te la he dejado abierta, es un regalo, y como cada uno somos de nuestro padre y de nuestra madre, es posible que necesites añadir filas con conceptos concretos. Recuerda que si aumentas el tamaño de la hoja deberas modificar las formulas para que calculen todo de forma correcta. El documento excel tiene 2 paginas, una en blanco para que la rellenes tú y otra a modo de ejemplo con la riqueza neta de “Los López”.

Me encantaría recibir feedback, y si tienes alguna sugerencia sobre la hoja no dudes en hacérmela.

¡Que te sea de mucha utilidad! ¡Nos leemos!

Siguiendo Juan Vidal:

Fabricante y coleccionista de activos. Tu sherpa a tus objetivos en juanvidal.es Pensionista a tiempo completo y trader y formador a tiempo parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *