El huevo de Kostolany. Los ciclos de mercado

Categoría: Bolsa para tod@s | 7

Mucha gente a menudo me pregunta… Juan, ¿invertirías aquí? ¿invertirías allí? ¿Cómo lo ves este año? Por alguna razón, la gente cree que tengo una bola de cristal para predecir lo que van a hacer los mercados, tanto bursátiles como de otra índole, y en base a esa predicción hacer una recomendación. Pues no. No tengo una bola. Tengo un huevo, que es mucho mejor. Pero no es mi huevo. Es el huevo de Kostolany.

¿Qué es el huevo de Kostolany?

Antes del qué, voy a hablaros del quién.

André Kostolany era un especulador por el que siento una especial devoción. Por desgracia, nos dejó en 1.999 por lo que no he «coincidido» en el parqué con él. Fue el primer especulador del que leí su historia, lo descubrí allá por el 2007, y sin duda el que me más me ha marcado. La sencillez con la que explica las cosas, su fina ironía y sentido del humor, y su pluma certera y afilada cuando la ocasión lo merece, hacen que ocupe un lugar predilecto en mi particular biblioteca bursátil.

Y por ello, hoy os traigo una de sus herramientas más útiles que muy muy pocas veces dan lugar a error. Su huevo.

Aquí os dejo una imagen del huevo de Kostolany.

Huevo de Kostolany
Esto es el huevo de Kostolany. Lo siento si no es lo que esperabais. Esto es un blog decente.

Este simple huevo es la herramienta más útil y fiable que conozco para entender en que ciclo de mercado nos encontramos.

Visualmente lo dice todo, pero vamos a entrar en detalle en cada una de sus fases.

Podemos diferenciar a primera vista dos etapas. De 1 a 5, periodo alcista y de 5 a 1, periodo bajista. En cualquier caso, vamos a entrar en detalle en cada una de las etapas.

Ciclo alcista

Los ciclos alcista y bajista son dos caras de la misma moneda. Sin uno no puede existir el otro y viceversa, se necesitan mutuamente. Por tanto, el ciclo alcista comienza el día que acaba el bajista y el ciclo bajista comienza inmediatamente después que acabe el ciclo alcista.

Cada ciclo, tanto al alza como a la baja, se compone de tres fases. Fase de corrección, fase de acompañamiento y fase de exageración.

Fase de corrección

El ciclo alcista comienza justo donde acaba una gran caída, esto es, el punto 1. Este momento suele venir acompañado de noticias apocalípticas, tales como «el fin de los mercados se acerca«, «viernes negro«, «se acaba el capitalismo«, «huya de la bolsa«, etc.

Durante esta fase de corrección las cotizaciones que ya han caído demasiado se corrigen con poco volumen hasta alcanzar un nivel que es realista y correcto. En el transcurso de la fase 1 a la fase 2, van mejorando las noticias económicas y diferentes indicadores macro.

El resumen es que las manos débiles se deshacen de sus ultimas posiciones, que adquieren las manos fuertes o el «smart money».

Fase de acompañamiento

Llegamos a la fase comprendida entre los periodos 2 y 4, esto es la fase de acompañamiento.

Continuan las buenas noticias, las cotizaciones siguen subiendo y en este momento el más tonto hace relojes.

Todo aquel que entra en el mercado, se convierte automáticamente en un fantástico inversor/especulador. Es ganador.

Se respira un gran clima económico y nadie quiere perderse la fiesta, por lo que el numero de compradores y de dinero invertido en los mercados va en aumento.

Fase de exageración

La gran subida que tiene lugar durante la fase de acompañamiento provoca una enorme fuerza de atracción sobre la gran masa. Todo aquel que todo el dolor de su corazón vendió en el punto 1 no quiere perderse esta fiesta, así que vuelve a comprar… en máximos.

Para detectar esta fase hay un indicador infalible. Tu cuñado. Ese cuñado que todos tenemos, que no sabe ni lo que es una acción, pero te ve en la comida de navidad y te dice… «Cuñado, a ver si aprendes un poquito de bolsa. El director de mi oficina, que es coleguita me dijo que comprara unas Pescanova… Y me estoy poniendo como el tato. A ver si te metes, ¡que esto está tirado!«. Estás sentenciado.

Los medios masivos informan en lugar de informar parecen capítulos de Heidi, y los informativos abren con unicornios rosas y arco iris que nacen en las bolsas de todas las grandes ciudades.

Mientras tanto, las manos fuertes se están quitando todo el papel de encima vendiéndoselo a los borregos a precios de escándalo. El volumen de operaciones es disparatadamente alto y lo mismo ocurre con el numero de «inversores».

Ciclo bajista

Hemos llegado al punto 5, y como esto es un pendulo, todo lo que sube baja. Vamos con la segunda parte del huevo de Kostolany.

Fase de corrección

Se acaba el dinero, empieza la corrección. Como no hay dinero, son suficientes unas pocas ventas para que el castillo de naipes se desmorone, ya que no hay nuevos compradores (están todos metidos y las manos fuertes dejando caer el precio y contando billetes).

En cualquier caso, esta fase para la mayoría de los inversores es tan solo un pequeño recorte sin importancia. Sin embargo, siempre queda algún incauto que ve en estos recortes una oportunidad para comprar una ganga. All in.

Fase de acompañamiento

Llegamos al punto 6. Aquí es donde una gran cantidad de inversores de medio plazo y/o especuladores, se convierten en inversores de largo plazo. ¿No has escuchado nunca la frase «no me importa que caiga, es que voy a largo plazo«?. Ya. Claro. Se llama quedarse pillado.

Comienzan a correr como la pólvora noticias negativas, datos macroeconómicos negativos, todo muy negro.

Según vamos cayendo de 6 a 8, va aumentando el volumen negociado y van saliendo borregos del mercado. Las manos fuertes empiezan a acumular papel…

Fase de exageración

Cuando paree que la ola negativa llega a su fin, algo hace click y desata el pánico.

Se produce una oleada de ventas en pánico a precios de derribo. Volvemos a tener la economía abriendo los informativos, pero esta vez en el sentido opuesto… «Pánico en las bolsas«, «aléjese de los mercados«, etc. etc. ¿Os suena todo esto? Efectivamente, estamos en el punto 1 de nuevo. Las manos fuertes absorben todo el papel volviendo a tener una posición más que ventajosa. Y el ciclo se repite una y otra vez…

 

Me queda muy claro todo esto del huevo de Kostolany. ¿Y ahora qué?

Pues ahora hay que intentar sacarle partido.

Lo primero (y más difícil) es tratar de averiguar en que momento nos encontramos. Por esa razón se han escrito libros sobre Kostolany y no sobre nosotros. Hay momentos en los que es bastante evidente, pero entiendo que a priori los finales de las fases de acompañamiento son en ocasiones difícilmente detectables.

A esto hay que añadirle que los ciclos no tienen una duración determinada. Una cosa que sí se repite durante la historia es que las subidas son pausadas y prolongadas y las caídas son violentas y rápidas, por lo que los ciclos alcistas son más prolongados en el tiempo que los bajistas. Esto nos proporciona cierta ventaja a la hora de subirnos a la ola.

¿Qué hacemos con nuestro dinero?

Pues esto sí que está claro. Si tenemos claro el punto de mercado en el que nos encontramos, lo ideal es comprar entre 8 y 2 (preferiblemente entre 1 y 2, el primer euro que lo gane otro) y vender entre 4 y 6 (preferiblemente entre 5 y 6, el último euro que lo gane otro).

Esto significa ir contra la masa. Tenemos que comprar cuando parece que el Apocalipsis es inminente y tenemos que vender cuando la fiesta está en plena ebullición. ¿Nos vamos a ir de un concierto cuando está a punto de saltar al escenario la estrella? Pues es lo que hay que hacer. Y sin duda es lo más difícil.


¿Cómo lo ves? Es una herramienta que me gusta mucho, y con los años me he dado cuenta de que no puede estar mejor diseñada. La economía tiene sus ciclos, es casi bipolar y la historia se repite y se repite, y se repite, y se repite…

Te dejo una infografía que te puede ser de utilidad y muy molona si quieres compartirla 😉

Lo dicho, ¿el huevo de Kostolany está en tu cajón de herramientas? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Siguiendo Juan Vidal:

Fabricante y coleccionista de activos. Tu sherpa a tus objetivos en juanvidal.es Pensionista a tiempo completo y trader y formador a tiempo parcial.

7 Comentarios

  1. Veronica Carvajal Perez
    | Responder

    Hola Juan, me encanta cómo has desarollado la idea del huevo de Kostolany, había oído hablar de ella, pero con tus explicaciones me queda mucho más claro. Sé que tiene su complicación el predecir la fase de mercado en la que estamos, pero si nos tiramos a la piscina, ¿podríamos decir que ahora estamos en ciclo 2? Te sigo leyendo!

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Veronica. Me alegro de que te sea de utilidad el post…
      No, yo no veo que estemos en la fase 2. Ciñéndonos al mercado americano, que es el que marca el tempo de los demás, o bien estamos muy muy cerca de la fase o incluso en algún punto entre la fase 4 y la fase 6. Queda por ver si las caídas navideñas han sido el primer aviso o volvemos a ver máximos… Yo creo que vamos a ver nuevos máximos, pero la alegría nos va a durar poco.
      Solo el tiempo dará o quitará razones.

      ¡Un saludo!

  2. Roberto Díaz
    | Responder

    Enhorabuena por el post Juan.
    La verdad que me has dado una visión de los ciclos del mercado que desconocía. Genial estructura y una pasada la infografía.

  3. Isabel Santiandreu
    | Responder

    Me encantan las infografías y las imágenes. Hacen el artículo muy visual. Es un tema muy interesante. ¡Estás haciendo que me interese mucho por las finanzas! jejeje

  4. toñi rodriguez navas
    | Responder

    Hola Juan,
    ¿Qué es el huevo de Kostolany? en este post , explicas términos complicados, que ya habia escuchado más enrevesadamente , muy claramente y entendible.
    Gracias y te sigo leyendo
    Toñi Rodriguez -Vatoel Social Media

  5. Alex Castro
    | Responder

    Gracias por el artículo Juan!! Descubrí un tema que desconocía por completo

    • Juan Vidal
      | Responder

      Pues ya sabes Alex, ¡a ponerlo en práctica! 😉

      ¡Abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *