La mejor inversión es invertir en ti

Hola fabricante.

Hoy te voy a hablar de inversiones, concretamente la mejor que puedes hacer. Tiene una rentabilidad casi infinita, y dura para siempre. Es a muy muy largo plazo y genera beneficios desde el primer día.

No es ni un producto financiero ni inmobiliario… Tampoco royalties ni ningún sistema. Se trata de invertir en ti.

¿Y cómo se invierte en eso? ¿Dónde lo venden?

No, no… no se compra, o sí. Esto va de alimentar al cerebro. Todos sabemos que si nos quedamos todo el día en el sofá viendo el programa de televisión de sobremesa nos “atocinamos”… ¡Pues con el cerebro pasa lo mismo! O le das cosas nuevas y lo llevas al limite, o se volverá un holgazán. ¡Toca formarse ya!

 

¿Qué es la formación?

Pues como viene siendo habitual por aquí, voy a darte una definición poco académica, pero muy práctica. La formación es el proceso por el cual aprendes a hacer algo que no sabes. Fácil, rápido y para toda la familia.

Esta formación puede venir “empaquetada” de muchas maneras.

A través de un curso presencial, un libro, una mentoría, un congreso, conferencias, campus, bootcamps… Hay infinidad de “vehículos” para aprender. Es más una cuestión de preferencias personales y coste económico el decantarnos por un vehículo u otro.

 

¿Porqué formarse?

¿Qué te separa de conseguir lo que quieres?. La respuesta es clara. Lo que no sabes.

¿Quieres obtener ganancias de dos dígitos de forma sostenible en bolsa? Sí. ¿Porqué no lo haces? Por que no sabes.

¿Quieres obtener ingresos pasivos a través de inmuebles? Sí. ¿Porqué no lo haces? Por que no sabes.

¿Quieres ser libre financieramente? Sí. ¿Porqué no lo haces? Por que no sabes.

Para hacer cosas, conseguir objetivos, etc. no basta con desearlo (cuanto daño ha hecho “El secreto”). Hay que desearlo mucho y… ¡mover el culo!

Imaginemos que yo quiero aprender a jugar a tenis. El primer paso ya está claro. Sabemos lo que queremos y deseamos hacerlo. ¿Y ahora que? Pues lo más lógico es buscar un profesor y dar algunas clases, individuales o en grupo, eso ya es cosa de cada uno. Aprenderemos de forma muy básica lo que es el drive, el revés, el saque y la volea y con el paso del tiempo podremos enlazar los primeros peloteos. Una vez nos “defendamos”, podremos empezar a pelotear con algún amigo y practicar, pero hacerlo antes puede convertirse en un suplicio para nuestro compañero. Si vemos que nos gusta, podemos seguir profundizando en el aprendizaje hasta, a través de la formación y la practica dirigida, convertirnos en auténticos expertos (solo expertos, Nadal no hay más que uno).

Sin embargo, esto es muy común. Estamos dispuesto a pagar clases de tenis para ganar el torneo de vecinos, pero en lo referente a dinero e inversiones, sale nuestro ego a pasear y pensamos “esto ya lo se hacer”, “es de sentido común”, “a mi nadie me tiene que enseñar a invertir”, “esto son todo obviedades”. Perfecto. Luego pasa lo que pasa.

Y otro clásico: “esto lo encuentro gratis en internet”. Pues sí, muy posiblemente tengas razón. También tendrás razón cuando te des cuenta de que hay tantísima información, que separar el grano de la paja te va costar más horas que un reloj. Y también tendrás razón cuando lamentes haber dedicado miles de horas a desgranar algo que podrías haber aprendido en la décima parte del tiempo pagando un precio a alguien que ya lo ha hecho.

 

Mi caso particular

Yo soy ejemplo de muy pocas cosas. He cometido los mismos errores que todo el mundo y he tropezado en las mismas piedras. Sin embargo, cuando he querido aprender algo, jamas he dudado. Busco a alguien que ya lo sepa hacer y lo aprendo de esa persona. Puede ser a través de un libro, un curso presencial, un curso on line o simplemente invitando a esa persona a comer, pero lo hago. Jamás he escatimado en formación.

Si te soy sincero, no se ni cuanto dinero llevo invertido en formación, pero te puedo asegurar que MUCHISIMO. Bueno, en realidad sí lo se, pero prefiero no asustarte :-). Te diré que tiene cuatro ceros y esta muy por encima de “la mitad”. También te diré que esa formación me ha reportado mucho. Cinco ceros. Haz los números…

Conclusiones

En mi opinión no pueden ser más obvias. Hay que invertir en uno mismo. Fórmate. Y si está a tu alcance fórmate con los mejores. Es el camino más corto y rápido hacia el éxito.

Siguiendo Juan Vidal:

Fabricante y coleccionista de activos. Tu sherpa a tus objetivos en juanvidal.es Pensionista a tiempo completo y trader y formador a tiempo parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *