La tasa Tobin llega a España

Categoría: Bolsa para tod@s | 6

Así es. Ya tenemos la tasa Tobin. Otro impuesto. Otra vez. Una más.

El pasado viernes por la tarde nos dieron la alegría de la semana. El gobierno de España aprueba el proyecto de ley que crea el impuesto a las transacciones financieras (pendiente de aprobar en el Congreso, un trámite). Yendo a lo práctico y resumiendo, nos tocará pagar un 0,2% de las operaciones de compra de acciones de empresas que coticen en bolsa con una capitalización superior a 1.000 millones de euros. O sea, todo el IBEX35 y otras 30 del mercado continuo. Por tanto, queda fuera de este ámbito si decides hacer una OPA hostil a la frutería de tu tía Carmen la del pueblo. También quedan fuera la deuda pública y privada (bonos) y los DERIVADOS (de esto hablaremos más adelante…).

 

Un poco de historia sobre la tasa Tobin

James Tobin, quien da nombre a esta tasa, fue un economista americano de la escuela Keynesiana. En 1971 formuló una teoría en la que, a través de una tasa, se frenaría la volatilidad en los mercados de divisas.

Cito textualmente al señor Tobin: el impuesto a las transacciones financieras fue ideado para amortiguar las fluctuaciones en los tipos de cambios. La idea es muy simple: se aplicaría, en cada cambio de una moneda en otra, un pequeño impuesto -digamos un 0,5% del volumen de la transacción-. Esto disuade a los especuladores ya que muchos inversores invierten su dinero en moneda extranjera a muy corto plazo por lo que tendrían que pagar el impuesto muchas veces. Sin impuestos lo que ocurre cuando el dinero se retira inmediatamente es que los países deben aumentar de un modo drástico los intereses para que su moneda siga siendo atractiva a los flujos financieros. Pero el alto interés y la constante fluctuación son desastrosos para la economía nacional, como se ha demostrado con las crisis financieras de la década de 1990 en México, el Sureste asiático y Rusia. Con mi propuesta de impuesto a las transacciones financieras los países recuperarían cierto margen de maniobra para defender la economía nacional y sería por tanto una medida que limitaría el poder excesivo de los mercados financieros.

¿Os habéis enterado? Yo tampoco.

Traducción: se trata de impuesto a los intercambios de divisas para disminuir la volatilidad y reducir la especulación a muy corto plazo.

De todo esto nunca más se supo hasta el año 1997, año de la crisis financiera asiática. Los grupos antiglobalización rescataron esta idea, pero no aplicándolo solo al mercado de divisas, si no a todas las transacciones financieras. O lo que es lo mismo, impuestitos para seguir despilfarrando (más) nuestro dinero.

Con posterioridad, James Tobin se quiso desmarcar de estos movimientos, apelando que la naturaleza de su propuesta no es la interpretada por el movimiento antiglobalización, pero aun así su apellido quedará ligado de por vida a esta tasa.

Tras muchos dimes, diretes, reuniones y reunionas, varios han sido los países que han ido adoptando la tasa Tobin, hasta que nos ha tocado a nosotros.

Cómo me afecta la tasa Tobin

Pues es otro palo más en la rueda del pequeño inversor y ahorrador. Y ya tenemos unos cuantos.

Por no hacértelo muy largo… Gracias a la tasa Tobin nos resulta más barato comprar una acción en la bolsa americana que en la española. Tiene narices el asunto.

La verdad es que no se qué pretenden. Esta fiscalidad del siglo XXI (lo dice nuestro no-electo presidente) lo único que va a conseguir es empeorar la situación a general en España a nivel bursátil. Y eso que ya es bastante nefasta.

Aquí os dejo un gráfico del IBEX35 en los últimos 13 años.

Un drama. ¿Qué van a conseguir con esta tasa? Varias cosas. Aquí os dejo las principales:

  • Que grandes capitales se vayan a invertir a otro lado.
  • Que el pequeño inversor se lo piense dos veces y valore alternativas en lugar de invertir en empresas españolas.
  • Bajada de rentabilidad de todos los fondos de inversión que incorporen acciones españolas en su cartera.

¿Y todo esto a dónde nos lleva? A una bajada del volumen negociado. Y si el dinero se va de la bolsa, sabéis lo que pasa, ¿no?.

Exacto, que cae. Y por si esto fuera poco:

  • Aumenta la volatilidad (efecto «Anti-Tobin»).
  • Aumenta la capacidad de manipulación por parte de grandes players.

Debo tener un cerebro privilegiado, ya que esto solo se me ha ocurrido a mi. Ninguno de los tropecientos asesores a nivel económico que deben haber en nuestro gobierno lo ha pensado. Claro que sí, guapi. Pero da igual. Seguimos adelante, que hay que recaudar.

Y a efectos pecuniarios… un 0,2%. Es decir, si compramos 10.000 euros en acciones de Iberdrola, nos vuelan 20 euritos. Igual da que con el tiempo ganemos o perdamos dinero con esa operación, primero paga, y después ya te apañas.

La tasa Tobin en otros países

España, no está sola en esto, otros países como Francia e Italia llevan años aplicándola. Aquí os dejo una comparativa de la tasa en algunos países en los que está en uso:

  • Bélgica: 0,12%, 0,35% o 1,32%, o lo que es lo mismo, 12, 35 o 132 euros por cada 10.000€.
  • Francia: 0,3%, o lo que es lo mismo, 30 euros de cada 10.000€.
  • Grecia: 0,2%, o lo que es lo mismo, 20 euros de cada 10.000€.
  • Irlanda: 1%, o lo que es lo mismo, 100 euros de cada 10.000€.
  • Italia: 0,1% o 0,2%, o lo que es lo mismo, 10 o 20 euros de cada 10.000€.
  • Reino Unido: 0,5%, o lo que es lo mismo, 50 euros de cada 10.000€.

Es conveniente saber, que, por ejemplo, en Francia, la negociación ha caído algo más del 20% desde que se aplicó el impuesto. Como veis, todo ventajas.

Bonus track. La solución

Y hecha la ley, hecha la trampa.

Los derivados se han quedado fuera de la tasa Tobin. No es que sean hermanitas de la caridad y piensen que con tributar las acciones es suficiente. No. Es que no pueden monitorizarlo correctamente, así que se quedan fuera. Pues aquí entran en juego las opciones para ahorrarnos unos euros (y de paso cobrar primitas, que no vienen mal).

¿Quieres comprar acciones españolas y ahorrarte la tasa Tobin? Vende puts. Asunto resuelto. Y encima cobras una prima. ¡Si es que al final va a resultar que nos han hecho un favor!

Esto no es tan bonito como te lo pinto… También tiene su lado negativo:

  • No puedes vender puts para comprar 327 acciones. Solo podrás comprar múltiplos de 100.
  • Es posible que haya problemas de liquidez si exceptuamos las 15 empresas más capitalizadas y negociadas del IBEX35. Puede ser que quieras vender puts pero no tengas contrapartida… No te pasará con Santander, Telefonica, Iberdrola, etc. Pero quizás con Ebro sí.
  • Aunque vendas una put in the money, es posible que te quedes fuera si empieza a tirar para arriba la acción… Y se te queda una cara de tonto… Eso sí, la prima te la llevas.

Conclusiones

Pues que os voy a contar… Otro impuesto. Otro más. Es lo que hay. Soluciones hay, y la más sencilla irnos a invertir fuera que hay empresas tan buenas (mejores en realidad, y muchas) que en nuestro mercado continuo, y si no te convence, a vender puts.

No se cuánto recaudarán, si lo tirarán para atrás o no, pero desde luego, esto no es saludable para nuestra maltrecha economía.

¿Cómo lo ves? ¿Soy muy pesimista y estoy muy cabreado? ¿O estas de acuerdo conmigo? ¡Déjamelo en los comentarios!

¡Nos leemos!

Siguiendo Juan Vidal:

Fabricante y coleccionista de activos. Tu sherpa a tus objetivos en juanvidal.es Pensionista a tiempo completo y trader y formador a tiempo parcial.

6 Comentarios

  1. Isabel Santiandreu
    | Responder

    Muy interesante Juan y bien explicado para el inversor de calle.
    Tiene muchas narices, en vez de premiar las inversiones las gravan, así los grandes inversores saldrán huyendo de nuestro mercado. ¡Vamos avanzando……..!

    • Juan Vidal
      | Responder

      ¡Hola Isabel! Discúlpame, pero se me pasó tu comentario.
      Pues sí, tiene narices el tema, en lugar de apoyar y fomentar la inversión, ponen trabas.
      Pero bueno, nos adaptaremos, como siempre y como a todo.

      ¡Abrazo!

  2. JAVIER GÓMEZ HERRERO
    | Responder

    Siempre nos quedarán, además de las opciones, los futuros y los CFDs… 😉

    • Juan Vidal
      | Responder

      ¡Hola Javi!
      Pues no se yo que decirte… Yo más bien diría que nos quedan los fondos de inversión y poco más (porque a los ETFs también les han metido mano…).

      No soy muy amigo de los CFDs, para especular ni con un palo los toco, lo único para ponerme corto en acciones.

      Para mi acciones y futuros no son comparables. Con los futuros especulo a diario, está muy bien, se gana mucho dinero, pero en mi opinión no es escalable. Me explico…
      Yo tengo mi cuenta de trading de X, suelo operar con X contratos y mi rango de ganancias/perdidas suele estar entre X e Y. Perfecto.
      Si me das mañana una cuenta de medio millón de euros para operar con futuros, la destroza que puedo hacer no la arregla ni el Banco de España, porque está muy por encima de mi escala habitual de operativa.
      Sin embargo, con acciones y otro tipo de operativa más a largo plazo y más tranquila, manejar cuentas grandes es mucho mas sencillo y sin la carga del apalancamiento (te lo digo por propia experiencia).
      Digamos que los futuros y derivados están muy bien «para llenar el saco», pero para invertir el saco, en mi opinión no son instrumentos válidos.

      Abrazo!

      P.D.: Queridos lectores, no hace falta que os llaméis Javier para comentar xD

  3. Javier Lope Angles
    | Responder

    Bueno Juan pues otro impuesto más para la mochila…..

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Javi.

      Pues sí, toca tragar… Esperemos que no nos den alguna sorpresita más en breve…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *