Redes de seguridad

Las redes de seguridad

Categoría: Educación financiera | 24

Cuando hablo de redes de seguridad pienso en los trapecistas. Suben a una torre y cruzan a otra caminando por un cable, generalmente con mucha tensión y ayudándose de un palo para mantener el equilibrio. Esto no deja de ser un espectáculo circense y por seguridad siempre tienen una red que en caso de caída les puede llegar a salvar incluso la vida.

Luego tenemos al zumbado que cruzó las torres gemelas. Eso es otro nivel. Pero imagina… ¿qué pasaría si a nuestro zumbado le ponemos una red de seguridad a 3 metros del suelo? Pues que tenemos picadillo para cenar igualmente. Sin embargo imagina que le ponemos una red de seguridad a 3 metros del suelo. Pero luego otra red encima a otros 3 metros. Y otra encima a otros 3 metros. Y así 10 redes más. Pues puede que las 3 o 4 primeras redes se las lleve por el camino debido a la velocidad de la caída, pero acabaría sosteniéndole alguna de las que están más abajo.

Ahora sustituye a nuestro trapecista zumbado por la independencia financiera, IF en adelante (por abreviar, es que del SEO ya me he quitado). Ese momento en el que tienes suficientes ingresos pasivos/rentas/intereses de un capital como para poder vivir sin trabajar, salvo que desees hacerlo, lógicamente.

Y llega el gran día. Ganas 1.800 euros trabajando por cuenta ajena, y reúnes a tu familia para celebrar que hoy ha llegado el ultimo recibo de la ultima hipoteca que tenías pendiente de liquidar y por fin eres el flamante propietario de 5 pisos que te generan una renta de 2.400 euros mensuales. No me he equivocado, ganábamos 1.800 y ahora son 2.400, es que somos muy profesionales y hemos incluido los impuestos, si nuestra renta IF es de 1.800 euros, el hachazo que le pegamos a nuestros ingresos es importante. Por si lo estás pensando, esto no es una hostia a la inversión inmobiliaria que está ahora un poco de moda, es el primer ejemplo que me ha venido a la cabeza.

El caso es que ya somos IF, podemos dedicar nuestras horas a lo que más nos guste, y lo primero que hacemos es irnos de ese trabajo que tan poco nos gusta y nos tomamos un año sabático que nos lo hemos ganado para pensar y reflexionar que hacemos con nuestra vida. Si no tienes familia también puedes optar por dar la vuelta al mundo con una mochila, es uno de los requisitos para ser IF (esto sí es una hostia al IF lifestyle, parece que si no das la vuelta al mundo no puedes ser IF).

Y estando plácidamente en nuestra casa nos llega una noticia de nosequevirus en China, que si un murciélago o no sé que. Noticia que obviamente pasamos por alto. No te sientas culpable, los políticos también lo han hecho. Y 3 meses después viene la realidad y nos pega una leche a mano abierta de las que duelen. Se paraliza el país, y de tus 5 flamantes pisos, 2 dejan de pagar. La leche. ¿Y ahora qué hacemos? Nuestro castillo de naipes por el aire.

Esto tiene un nombre técnico, es el siguiente: IF cogida con pinzas. Y esto es muy habitual lamentablemente. Hay varios errores recurrentes que se repiten una y otra vez:

  • El objetivo de la IF es dejar de trabajar, solo unos pocos continuan haciéndolo. Sobre esto tengo un post escrito que me va a costar mucho darle al botón de publicar. De hecho creo que escribo este post por no publicar el susodicho.
  • Convertir la IF en un fin, no en una etapa más del camino.
  • No tener redes de seguridad.

Y hoy vamos a hablar de las redes de seguridad. Porqué son muy importantes. Porqué nos van a salvar el culo cuando vengan mal dadas. Porqué vendrán mal dadas. Siempre vienen.

Seguro que has escuchado muchas veces la frase de «si tengo que volver a trabajar, volveré a hacerlo, no se me caerán los anillos«. Por supuesto. Llevas 3 años tirado en el sofá de casa viendo netflix (o viajando por el mundo), completamente fuera del mercado laboral y cuando a ti te venga bien te vas a reincorporar, y cobrando bien, que soy exIF y lo merezco. Claro que sí guapi.

Así que o tienes redes de seguridad, o tu IF tiene las patas cortas.

¿Qué son las redes de seguridad?

Fácil. Las redes de seguridad son ser IF pero en plan «sobrado«. Es decir, que si para vivir necesitas 3, tú ingresas 6.

Significa no necesariamente dejar de trabajar cuando llegas a tu objetivo. Significa no ver la IF como un fin, si no como un paso más hacia algo mucho más grande. ¿Hay algo más grande que la IF? ¿Hay algo más grande que hacer con tu tiempo lo que quieras? Sí, lo hay.

Una vida con proposito.

Pero esto es harina de otro costal, vamos a lo que vamos.

Voy a explicaros cuales son mis redes de seguridad por si os pueden resultar de ayuda, para que veáis como veo yo la IF, pero antes de eso hay que sentar unas bases.

Sentemos las bases

Ser yo es muy caro. No soy derrochador pero tampoco soy de los que va mirando el céntimo. En realidad nunca lo he sido. Durante muchos años he ido con el cinturón más apretado, pero jamas he sido de la cofradía de la Virgen del puño cerrado. En lugar de convertirme en un talibán del ahorro siempre he sido un talibán de ganar más dinero. El ahorro tiene limite. El techo de ingresos te lo impones tú.

No conduzco un Lamborghini, pero tengo un buen coche. No vivo en un palacete con servicio, pero sí viene una persona a ayudarnos en casa. Mis hijas no van a un internado suizo, pero si van a colegios privados. No soy de comer en restaurantes de estrella Michelin, pero si salgo no pido pechuga por no gastar. Creo que se entiende mi filosofía de vida. No miro el dinero, pero porque llevo un estilo de vida con «sentido común». Ah, y se me olvidaba. Pago muchos impuestos. Tener un patrimonio alto y el ahorro y generar dinero están muy castigados fiscalmente hablando. La prosperidad está castigada. Todo bien.

¿Porqué os cuento esto? Para que entendáis que a día de hoy no vivo de una única fuente de ingresos. Llegado el caso podría hacerlo, es decir, si se desmonta totalmente el castillo de naipes, tocaría apretarse el cinturón y, en ese caso, sí podría vivir con una sola de las fuentes de ingresos que tengo, pero modificando mi estilo de vida. También es cierto que el 90% de las familias con las que me «relaciono», podrían vivir con una sola de estas fuentes de ingreso y ademas, cómodamente. Antes de que me juzgues, no es chulería ni prepotencia. Es cuestión de números.

#Red de seguridad 1. Negocios

Empezamos con las fuentes de ingresos. Vamos a hablar de negocios.

A día de hoy tengo dos negocios consolidados y uno en pañales. Tengo participación en más cosas, pero es algo anecdótico a nivel de ingresos, por lo que no vale la pena ni entrar.

Uno es un negocio a pie de calle (un parking), y otro es un comercio electrónico relacionado con el mundo de las mascotas. De los beneficios en los negocios sale gran parte del «coste de vida» de mi familia.

¿Cómo me ha afectado la leche actual? Pues todavía no lo sé a ciencia cierta. El parking ha quedado bastante tocado. Es un negocio sin apenas deuda, por lo que su viabilidad no peligra y está todo más que amortizado, pero a nivel de ingresos está la cosa fastidiada. Pese a que ya se ha levantado el estado de alarma, no hay la circulación de vehículos que había antes. Y eso se nota, y mucho. Doy por sentado que parte del dividendo de 2019 se va a destinar a tapar el agujero de 2020, pero eso aún está por ver. Y en 2020… que nos pille confesados. Pronto lo sabré.

La otra cara de la moneda es el comercio electrónico. Llevaba unos meses de «capa caída». Con capa caída quiero decir sin crecimiento, estancado. El hecho de que Amazon sea cada vez más fuerte ayuda poco. Sin embargo, la situación de la pandemia ha hecho que se dispare. Ahora la clave está en ver si somos capaces de fidelizar a todos esos clientes que no son habituales y se han visto obligados a comprar on line.

Es curioso, uno sube y otro baja. La magia de la diversificación. Y no, no soy un estratega. Ha sido casualidad.

El tercer negocio que está en pañales es precisamente esto. Juanvidal.es y su oferta formativa. Estoy empezando como aquel que dice, pero creo que tiene un potencial tremendo. Y no, no me da ningún apuro decirlo. Esto es un negocio y una fuente de ingresos más. Sin duda a lo que más horas dedico en los últimos dos años. Sin duda también, con lo que más disfruto. Veremos como evoluciona.

#Red de seguridad 2. Inmuebles

Siempre lo digo, no soy ningún experto inmobiliario, pero tengo un negocio inmobiliario con un objetivo muy claro. Comprar para alquilar y cobrar rentas. Cuanta menos complicación, mejor. No me interesa cambiar más horas de mi vida por dinero. Renuncio a rentabilidad por simplicidad.

Es otro de los ingresos «pilar» de mi día a día. Se podría decir que de esta fuente de ingresos, estando a plena ocupación, casi casi podríamos vivir. Tengo pisos y locales comerciales.

Este año, con los pisos 0% problemas. Con locales, 100% de problemas. Estando al negocio a plena ocupación, los ingresos no son de plena ocupación, sin embargo parece que las aguas vuelven a su cauce.

#Red de seguridad 3. La bolsa

Mi ojito derecho, sin duda. De aquí no sale ni un euro. Todo se queda «en casa». Y nunca mejor dicho, vamos a desgranarlo. Mi actividad bursátil se puede dividir en 4 partes:

  • La cartera de dividendos. Ella se lo guisa, ella se lo come. Sigo haciendo una pequeña aportación anual (en comparación con los ingresos que ella genera) y reinvierto y reinvierto. Ya ha entrado en modo bola de nieve y la idea es que siga despeñándose por la ladera. Me da mucha seguridad. La idea es que la hereden mis hijas, pero en caso de necesidad, ahí está.
  • La cartera de fondos. Idem de lo mismo, no se toca. Y además, esto sería de lo ultimo en tirar mano, ya que me cargaría el diferimiento fiscal que ofrecen (disfrutémoslo mientras dure).
  • Cartera de medio plazo. Tras varios años abandonada la he retomado este año, por lo que hay poco que hablar. El rendimiento en lo que va de año es ligeramente positivo y la idea es no tocar.
  • Trading. Esto merece capítulo aparte. Si miramos los 2 últimos años, la respuesta es no, no podría vivir del trading. Y el beneficio es más del doble del salario medio español (medio, no mínimo) (bastante más, no llega al triple), pero ya te he dicho que ser yo es muy caro. En cualquier caso, no me parece un tipo de ingreso que reuna las características como para poder vivir de el «tranquilamente». ¿Porqué? Por su inestabilidad. A estas alturas de año llevo aproximadamente la mitad que a estas alturas del año pasado (y es la mitad porque Junio está siendo MUY BUEN mes, si me preguntas hace un par de meses la respuesta sería una tercera parte). Por eso, nunca he destinado el beneficio del trading a vivir. ¿A qué lo he dedicado? A pagar hipotecas aceleradamente. Por eso siendo «joven» (sí, soy un jovenzuelo, lo que importa es el espíritu) disfruto de rentas inmobiliarias. Obviamente las hipotecas no me duran 15 años. En cualquier caso, por precaución este año no estoy destinando el beneficio a amortización anticipada. La deuda que queda es ínfima y prefiero ser conservador y destinar los beneficios (si los hay a final de año, que esto nunca se sabe) al fondo de emergencia por si hubiera que echar mano.

#Red de seguridad 4. El fondo de emergencia

Si querid@s, rasgaos las vestiduras. No tengo el 100% de mi patrimonio invertido. Como lea esto un FIRE va a echar espuma por la boca. Abrir la aplicación de banco online y ver muchos ceros, da tranquilidad. Y yo ya estoy en esa fase. No me importa dejarme rentabilidad por el camino. Si TODO falla, pero TODO es TODO, tenemos para hacer camino algunos años.

¿Y cómo se llega hasta aquí?

Pues siempre lo he dicho. Invertir no es el camino. Invertir es NECESARIO, pero NO SUFICIENTE. Yo empecé muy joven invirtiendo, únicamente invirtiendo, y no voy a negarlo, me iba bien. Pero el salto «cuántico» lo di con los negocios. Ganar mucho dinero e invertirlo es lo que marca la diferencia. Puedes ser muy hábil invirtiendo, pero si dispones de poca materia prima, le sacarás mucho partido, pero seguramente no sea suficiente.

La clave es hacerlo bien y disponer de gasolina. Al fin y al cabo, sin gasolina, no hay movimiento. Y sin los pistones (la inversión) el motor no mueve. Dinero e inversión se necesitan mutuamente.

Ve paso a paso, con mentalidad de largo plazo y construyendo tus redes de seguridad. No tienes que ser como yo, yo he seguido un camino y otros han seguido otro, seguramente mejor y más rentable.

Lo importante es que tú empieces el tuyo. Construye una red, y otra, y otra…

Siguiendo Juan Vidal:

Fabricante y coleccionista de activos. Tu sherpa a tus objetivos en juanvidal.es Pensionista a tiempo completo y trader y formador a tiempo parcial.

24 Comentarios

  1. Mari Carmen
    | Responder

    Hola Juan

    Estás siendo todo un descubrimiento para mí. Gracias por tu artículo.
    He abierto los ojos al mundo de la inversión y no entiendo cómo he estado tan ciega. Los ingresos por trabajo cada vez son menores con mayor exigencia y he regalado mi tiempo y mi entusiasmo trabajando como si la empresa fuese mia, entregando horas y horas sin recibir nada a cambio sólo por ser feliz de trabajar en lo que me gusta.
    Es hora de invertir me centraré en aprender a invertir para crear una estabilidad para mi familia.
    Mientras que tú inviertes el dinero para tus hijas yo tengo una cuenta en el banco para las mías que tienen cero rendimiento, cuanto tengo que aprender.
    Gracias por ser cómo eres.

    M. Carmen

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Mari Carmen.

      Muchas gracias por tus palabras.
      Es lo que tiene el trabajo por cuenta ajena… Tiene sus pros y sus contras. Al igual que la inversión, no todo es de color de rosa.

      En cualquier caso, nunca es tarde para aprender, y si ademas estás pensando en tus hijas, juegas con el tiempo a favor, así que te animo a ello.

      Un saludo!
      Juan.

  2. Martín Ruiz
    | Responder

    Excelente aporte JUAN, lo primero que me viene a la cabeza es, SKIN IN THE GAME! . Muchas gracias por compartirlo.

    • Juan Vidal
      | Responder

      Absolutamente. Hablar no es suficiente, hay que HACER, así es como se consiguen las cosas.

      Abrazo!

  3. Salvador
    | Responder

    En la línea del trabajo de Juan. Claro y directo. Sin medias tintas. Sin divagar. Sin montar «castillos en el aire». Gracias..!!!

    • Juan Vidal
      | Responder

      Como se suele decir, al pan, pan y al vino, vino.

      Abrazo!

  4. Chemucan
    | Responder

    Juan, eres un grande!!!.
    Te sigo, puesto que considero que eres honesto y que aportas mucho.
    Espero poder hacer algún curso de aristócratas próximamente y poder conocerte.Somos de pueblos contiguos. Sigue así!!!

    • Juan Vidal
      | Responder

      Genial! Seguramente en Septiembre abra plazas de nuevo… y si no pues cuándo pueda ser.
      Un saludo!

  5. Joaquín
    | Responder

    Fantástico artículo. Quiero modelarte y construir mis propias redes de seguridad. Sinceramente creo que tu negocio «juanvidal.es» tiene un potencial enorme. Un abrazo.

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Joaquín.
      Muchas gracias, lo importante es ir dando pasos, y me consta que lo estás haciendo.

      Abrazo!

  6. Toni Pons
    | Responder

    Sin desperdicio. Este artículo es ORO.
    Gracias por compartir tu experiencia.

    • Juan Vidal
      | Responder

      Gracias a ti por estar al otro lado!
      Abrazo!

  7. Luis
    | Responder

    Muy buen artículo, Juan. Llevo un tiempo siguiendote y es lo mejor que te he leido. No soy cliente tuyo básicamente porque no tengo dinero, pero soy un loco de las finanza, la economía y la bolsa, y me encantan las enseñanzas que puedo sacar entre tus lecciones. Ahí tienes un reto, «bolsa para pobres». Sigue así. Gracias.

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Luis, me alegro de que te guste el artículo. Escribo para todo el mundo, clientes y no clientes ;-P
      ¿Bolsa para pobres? ¿Tú crees que la bolsa es para ricos? La bolsa es para todo aquel que pueda/quiera invertir.
      Te voy a replantear la pregunta, a ver si acierto… ¿Bolsa sin dinero? Imposible.
      ¿Vivir de la bolsa con poco dinero y en poco tiempo? No te voy a decir que imposible, pero casi.
      Invertir no entiende ni de ricos ni de pobres. Lo importante es ser rico en conocimiento. Si eres rico en conocimiento, sacarás partido a tu dinero, sea mucho o poco. Si además de ser rico en conocimiento, eres «rico en dinero», pues ahí luce más la cosa, pero ni por asomo la bolsa es algo para «elites».

      Un saludo!

  8. Eduardo
    | Responder

    Hola Juan, me ha gustado mucho el articulo y no dejes de soltar perlas como esta. El poco tiempo que dedico a ver TV lo «invierto» en ver charlas, cursos o viejos videos de Les Luthiers. Me gusta mucho una reflexión en la que el ponente dice que sino compartes tu sabiduría, en tu cabeza solo hay basura, porque en el momento que te mueres eso se pudre. A lo largo de mi vida he tenido la fortuna de encontrarme con personas que han compartido y he aprendido a compartir conocimientos, me alegro mucho de tu proyecto formativo porque podremos seguir aprendiendo, porqué cuanto mas aprendo me doy cuenta de lo poco que sé.
    Gracias por estar ahí.
    Un Abrazo!!

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Eduardo.
      Todo tiempo que inviertas en Les Luthiers es poco. Primero fue Daniel y hace poco Marcos. Nada será lo mismo sin ellos, son de esas cosas que hacen reflexionar y a mí personalmente me motivan para exprimir la vida al máximo. En fin, volviendo a temas banales, efectivamente, guardarlo todo para uno mismo carece de sentido, y, a las pruebas me remito, compartir es muy gratificante. Pero bueno, paso a paso, como comento en el post, está todo en pañales, tienen que madurar muchas cosas todavía.

      Un abrazo!

  9. Alfonso
    | Responder

    Excelente post Juan. Me encanta tu capacidad para simplificar lo que, a priori, puede parecer complicado, además con sentido del humor. Un placer leerte, sigue así.
    Gracias

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Alfonso.
      Realmente si lo vives no es complicado. Simplemente «cuento lo que hago». El problema viene cuando quieres contar algo que no has vivido… ahí sí es difícil, mucho además ;-P

      Un saludo!

  10. Alex
    | Responder

    Fenomenal, me encanta. Me ha sorprendido (para bien) el negocio del parking, la verdad es que en buenos tiempos, con la rotación que tienen, debe ser muy rentable. Respecto al e-commerce, yo creo que te va a seguir dando alegrías en los próximos años, porque lo digital se ha disparado de verdad. De hecho, estoy yo metiéndome en eso ahora mismo 😉

    Y bueno, la formación; yo creo que tienes el potencial para tener mucho éxito con tu oferta formativa. Ya lo haces genial, y creo que solo puedes mejorar, así que seguro que te llevas muchas alegrias con juanvidal.es

    Un abrazo.

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Alex.
      Un parking no es rentable. Es ROBAR EL DINERO. Es un espectáculo. Sin embargo, pues ahora parece ser que vienen vacas flacas. Hay que ver si verdaderamente hay un cambio o la vida vuelve a ser como antes. No obstante no hay que perder de vista que el uso del automóvil va a cambiar mucho en las próximas generaciones. Seguro que en menos generaciones de las que pensamos dejamos de ser «propietarios» de coches, y nos dedicamos simplemente a «disfrutarlos». En cualquier caso esos coches tendrán que «dormir» en algún sitio, pero es algo que no hay que perder de vista.
      Lo digital hace ya años que es real, y la tendencia es a ir a más lógicamente. Falta por ver si el monstruo deja a alguien vivo o acaba devorando el mercado.
      Y sobre la formación, pues muchas gracias. El movimiento se demuestra andando, en ello estamos 😉
      Abrazo!

  11. Luis caminos
    | Responder

    Sin filtro y sin desperdicio, claro y por la calle del medio, muy buen articulo y motivador, gracias por compartir un poco sobre tu experiencia.

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Luis.
      Gracias a ti por estar al otro lado!
      Un saludo!

  12. Carlos
    | Responder

    Qué maravilla de artículo Juan, como siempre tú, claro y sin pelos en la lengua. Totalmente de acuerdo con tu «filosofía del dinero y la vida» que es al fin y al cabo como estoy viendo yo la IF. Ya me habría gustado a mis «veintipocos», encontrarnos como lo hicimos a finales del pasado año y aún así, sigo pensando que nunca es tarde para seguir ampliando conocimientos y por supuesto «añadiendo redes de seguridad».
    No dejes de publicar el otro artículo que tienes «guardado y cocinando» porque seguro también es canela fina y los que te seguimos «queremos más» jejeje.
    Un abrazo desde aquí lejos y gracias una vez más por seguir aportando

    • Juan Vidal
      | Responder

      Exagerado, lo que pasa es que me miras con buenos ojos 😉
      Dejándome «a mí» al margen, tus ventipocos creo que se parecen bastante a los míos, y en aquella época era complicado hablar sobre estas cosas y encontrar este tipo de información así que yo aporto mi granito de arena para que esto cambie.
      Me leeís pocos pero buenos xD
      Abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *