Los dos caminos a la libertad financiera

¡Hola!

Me alegra verte de nuevo por aquí.

Hoy te voy a explicar los dos caminos que existen para conseguir la libertad financiera, te voy a dar mi opinión y cual es el que yo escogí en su día.

La pregunta que planteamos tiene las siguientes respuestas:

  • Acumular.
  • Generar.

Estos son los dos caminos que te pueden llevar a ser libre financieramente. Pero tranquilo, que ahora entramos en materia 😉

¿Qué es la libertad financiera?

No voy a hacerlo largo, ya entraremos en detalle sobre esto otro día, pero resumiéndolo mucho es tener recursos económicos suficientes para no tener que cambiar tu tiempo por dinero ni un solo día más manteniendo tu ritmo de vida actual (o el que desees) y dedicar tu tiempo a lo que quieras.

Como te he comentado, existen dos caminos para alcanzarla, acumular y generar. Vamos a entrar un poco más en detalle en cada uno de ellos.

 

Acumular

Acumular consiste en hacer acopio de una suma de dinero suficiente para que generando un interés de tan solo un 5% (y corriendo un riesgo lo más pequeño posible, ya que siempre que hay inversión hay riesgo) podamos mantener nuestro estilo de vida sin tener que cambiar tiempo por dinero (salvo que queramos hacerlo).

Como siempre, vamos a verlo de forma práctica.

Imaginemos que queremos vivir con un «salario» de 60.000 euros anuales. ¿Que cantidad de dinero necesitamos para que con una cartera de bonos diversificada con una media de un 5% de rentabilidad me generen esos 60.000 euros?

Pues vamos al lío…

Para empezar… ¿Qué es un bono? Eso ahora mismo es irrelevante, ya lo aprenderás conmigo. Con lo que te has de quedar es que para conseguir la libertad financiera por acumulación, debemos invertir nuestro capital en un producto de riesgo bajo y que se mantenga al margen de los vaivenes de la volatilidad de los mercados. Es importante también que tengas clarísimo cual es el producto que necesitas y no acabar comprando a tu gestor de banca privada el producto-de-turno-que-ni-siquiera-el-entiende-pero-se-lleva-el-doble-de-comision-por-vendertelo.

¿Cómo tributan los bonos? Base del ahorro. Los primeros 6.000 euros al 19%, de 6.000 a 50.000 euros al 21% y de 50.000 en adelante al 23%. Te voy a ahorrar las matemáticas, nuestros 60.000 euros de inicio se acaban de convertir en 72.680 euros por obra y gracia de las arcas publicas.

Con estos números en la mano, ¿que cantidad de dinero necesitamos para que con un 5% de interés nos generen 72.680 euros? 1.453.600 euros. Te lo escribo por si te has perdido con tanto número. Un millón cuatrocientos cincuenta y tres mil seiscientos euros. Kilo y medio. Y esto no es todo, porque si tienes millón y medio de euros, no te libras del impuesto de patrimonio, pero como esto varía en función de la comunidad autónoma donde vivamos vamos a obviarlo. Del IPC hablaremos más tarde…

Resumiendo, para que nos lleguen 60.000 euros anuales tendremos que acumular aproximadamente 1,5 millones de euros.

Generar

Vamos con la otra cara de la moneda.

Cuando hablo de generar hablo de crear y coleccionar diversos ingresos (pasivos, por favor) que nos generen rentas por valor del importe que hemos hablado anteriormente. Vamos a suponer que somos unos brutos, y todos nuestros ingresos los hacemos como persona física/autónomo. Hacer esto así es un disparate, teniendo opciones fiscalmente mucho más interesantes, pero para mantener la simplicidad en el análisis vamos a suponer que estos 60.000 euros, procediendo de donde procedan, tengan una carga fiscal del 20% (ya os digo que podría ser mucho menor). Así que, como antes, magia potagia, nuestros 60.000 euros se convierten en 72.000 euros.

Para ser más prácticos vamos a hablar en cantidades mensuales en lugar de anuales para poder valorar la magnitud de los números, así que en nuestro caso vamos a necesitar 6.000 euros brutos mensuales. El objetivo en el caso de generar la libertad financiera es que nuestros ingresos pasivos nos generen una media de 6.000 euros mensuales. Y estos ingresos tienen que ser pasivos (nunca activos), ya que de lo contrario NO eres libre financieramente hablando. Ganas mucho dinero, eso es cierto, pero estás atado a un trabajo.

Para conseguir esto se pueden tomar varios caminos. Lo más habitual es comenzar generando ingresos extra mientras se está trabajando por cuenta ajena. Con una buena base de ahorro y colchón, despedimos a nuestro jefe y emprendemos algún tipo de proyecto. En caso de que funcione bien conviene automatizarlo lo máximo posible para salirnos de la ecuación. Dependiendo del tipo de negocio, o se subcontratan fuera determinadas tareas o nos apalancamos en el tiempo de otras personas (bienvenido al mundo de la empresa, acabas de contratar empleados). Una vez hecho esto, los recursos que genera nuestro sistema los dedicamos al ahorro e inversión y vamos haciendo crecer poco a poco nuestro patrimonio, hasta finalmente poder llevar a cabo nuestras primeras inversiones inmobiliarias (mis favoritas). Pese a lo que la mayoría de la gente opina, la inversión inmobiliaria tiene una serie de ventajas fiscales que si sabes como hacerlo, no son equiparables con ningún otro vehículo de inversión.

Si trabajando por cuenta ajena tienes unos ingresos muy elevados y capacidad de ahorro, puedes saltarte algunos pasos e ir directamente a la fase más eficiente, que es la inversión inmobiliaria.

Me gusta mucho el símil de los dardos con este camino hacia la libertad financiera. Tienes que tener claro que no siempre vas a dar en la diana. Lo más normal es que en mas de una ocasión, ni siquiera clavemos el dardo en el tablero. Pero lo importante es ir acumulando aciertos (dardos en el tablero) y de vez en cuando haremos alguna diana.

Mi elección

A vosotros que os parece más sencillo o viable… ¿Ahorrar un millón y medio de euros o crear activos e inversiones que nos generen 6.000 euros al mes?

Sinceramente, no me parece ni comparable. Dependiendo del nivel de ingresos y la capacidad de ahorro de la que partamos, hacer acopio de una cantidad tan grande de dinero puede suponer una muralla psicológica infranqueable. Es un objetivo demasiado lejano. Psicológicamente es mucho más liviano ir consiguiendo pequeñas metas (construyendo pequeños activos… o no tan pequeños) que tener un «superobjetivo» muy lejano.

Plantéatelo de otra manera. ¿Hace falta millón y medio de euros para construir activos que nos proporcionen una renta de 6.000 euros mensuales? Rotundamente no. ¿Que es más eficiente a nivel impositivo? Si sabes como hacerlo, una cartera de activos puede ser MUCHO MÁS eficiente que cualquier producto financiero de renta fija. ¿Y que pasa con el IPC? Nuestros 60.000 euros anuales no son lo mismo ahora que dentro de 20 años… Nuestra cartera de renta fija va a seguir dando el 5% por los siglos de los siglos. Si tenemos un ingreso pasivo, como puede ser el alquiler de un inmueble, en función de los ciclos económicos irá oscilando de forma que cuando las vacas vienen gordas, ingresemos más y cuando vienen flacas, posiblemente, ingresemos menos,  pero en términos generales, mucho más cercanos a la realidad del incremento del coste de la vida.

¿Esto significa que renuncio 100% al acopio de dinero contante y sonante? Por supuesto que no, da mucha tranquilidad saber que tenemos un colchón que, aunque no toquemos, podemos «desinvertir» en caso de emergencia, pero desde luego no es el método más rápido para ser libres financieramente. Me centro en ir construyendo activos y disfrutar por el camino.

 

¿Y tú? ¿Cuál es tu camino?

Siguiendo Juan Vidal:

Fabricante y coleccionista de activos. Tu sherpa a tus objetivos en juanvidal.es Pensionista a tiempo completo y trader y formador a tiempo parcial.

Un comentario

  1. luis
    | Responder

    Conseguir rentabilidad de 5% con pequeño riesgo? Donde hay que firmar 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *