Exito

¿Qué es el éxito? Objetivos y metas

Categoría: Desarrollo Personal | 2

Complicadita la pregunta, ¿verdad? El éxito es un tema muy personal… Para unas personas es dinero. Para otras reconocimiento. Otros ven el éxito en formar una familia. Otros tener un cuerpo 10… El éxito es como los culos. Cada uno tenemos el nuestro.

Entonces, ¿podríamos definir el éxito como “conseguir” algo? No se, se me queda un poco corto… ¿Aprender y dominar alguna habilidad? Convertirme en trader, ser fontanero, aprender un nuevo idioma… Tampoco.

Como el éxito es diferente para cada uno, te voy a dar mi punto de vista y la definición que mejor aglutina estos conceptos.

El éxito es convertirse en la mejor versión de uno mismo.

Juan, te ha quedado de cine. Me voy a hacer una camiseta con eso. Pero esto ¿cómo se lleva a la vida “real”?

Pues es super sencillo. Se trata de mejorar. Es decir, todo lo anterior y nada de lo anterior. Tranquilo, me voy a explicar.

¿Qué ocurre cuando mejoramos? Que crecemos. Se mejora gracias a superar obstáculos y problemas a los que no nos hemos enfrentado con anterioridad. Para superar estos nuevos problemas, en ocasiones tenemos que aprender habilidades nuevas, mejorar nuestras capacidades o simplemente ver las cosas desde otro punto de vista, desde otro prisma. Todo esto nos enriquece y en consecuencia, nos hace crecer y mejorar como personas.

¿Y cómo se mejora?

Blanco y en botella. Teniendo metas u objetivos.

No me planteo la vida sin ellas. No me gusta “dejarme llevar”. Me gusta tener un objetivo claro, trazar un plan para lograrlo y sobre ese plan ir navegando. En todos los ámbitos de la vida. No me gusta el “voy a probar a ver que pasa y ya veremos que hago”. No. Y pese a lo “radical” que puede sonar esto, no soy una persona nada cuadriculada. Pero en los aspectos financieros, laborales, de mejora personal y de salud soy de los piensan que hay que tener objetivos, trazar planes y seguirlos.

El tener un objetivo y un plan para conseguirlo, nos obliga a enfrentar los problemas y adversidades que encontramos. Para superar un problema tenemos dos opciones:

  • Esquivarlo: esto es un atajo. No resolvemos nada, simplemente lo esquivamos, no lo resolvemos, lo dejamos para más adelante y cuando volvamos a encontrarlo nos bloquearemos hasta que lo resolvamos.
  • Superarlo: esto nos obliga a CRECER, a ser más grandes que nuestro problema, a mejorar y ser una mejor versión de uno mismo.

Las metas y objetivos S.M.A.R.T. Que poquito me gustan…

Y claro, si hablamos de metas, es obligatorio hablar del manido acrónimo S.M.A.R.T.

Especifico, medible, alcanzable, realista y acotado en el tiempo. Venga, estoy seguro de que lo adivináis. No me gustan las metas S.M.A.R.T. Que sorpresón, ¿verdad?

Las metas S.M.A.R.T. aplicadas al mundo empresarial tienen sentido… Tienes que rendir cuentas a alguien, que tiene que rendir cuentas a otro, que rinde cuentas a otro que posiblemente ni le escuche, por lo que todo tiene que estar muy atadito y por supuesto conseguir los objetivos, de lo contrario no cobramos el bonus. Sin embargo, aplicar esta metodología a nivel personal, llámese planificación financiera o metas personales me parece un despropósito por varias razones.

Que las metas sean alcanzables y realistas es un error del tamaño del acueducto de Segovia. Y mira que el acueducto de Segovia es grande de narices…

Y no es porque los conceptos alcanzable y realista estén mal. No, es por cómo los utilizamos a nuestra conveniencia. En cualquier caso vamos a ir letra por letra y en detalle.

S de Specific

Esta es perfecta, nada que añadir. Quiero dinero. Mal. Quiero ganar en 2019 12.327 euros en bolsa. Esto es específico. Quiero mejorar mi salud. Mal. Quiero perder 17 kilos y eliminar la cerveza y los fritos de mi alimentación. Correcto.

M de Measurable

Si la meta es específica, por lo general es medible. Quiero ganar 12.327 euros en bolsa. ¿Esto es medible? Sí. ¿Los 17 kg. son medibles? También.

A de achievable

Esto ya me gusta menos. Gurús, venid a fustigarme. Con alcanzable tendemos a plantearnos objetivos “flojos”… Facilitos. Voy a plantearme algo facilito, no sea que no lo consiga y sea un fracasado… ¡Piensa en grande!

Voy a ganar 100 euritos en bolsa, que estoy empezando y si me planteo más y no lo consigo, me frustro y me voy a zampar medio kilo de helado de chocolate mientras veo una lacrimógena película de amor. Así nos va.

Jim Rohn, que algo sabe del tema, decía que tendemos a sobrevalorar lo que somos capaces de hacer en el corto plazo e infravalorar lo que somos capaces de conseguir en 10 años. Pues eso, que pienses en grande.

R de realistic

Otro empequeñecedor. Eso sí, aquí hay que tener sentido común. Que yo quiera crecer 20 cm. (de altura, cuidado, a lo ancho es fácil) con 37 años no es realista. Es de psiquiátrico. Que yo pretenda ganar 100.000 euros en bolsa en un año con 5.000 euros de capital no es realista. Es sobredosis de libros de Francisca Serrano. Yo, por mucho que quiera, no puedo ser Messi. Pero si puedo ponerme en forma para jugar mejor al futbol. Me habré convertido en una mejor versión de mi mismo.

El problema es que nos pasamos de realistas. Al igual que con achievable, tendemos a empequeñecer las metas para no fracasar. Que mal fracasar, ¿eh? Si fracasamos en algo nos convertimos en losers, y eso esta muy feo. Pues repito, así nos va. El análisis del fracaso da para otro articulo que no descarto hacer en breve.

T de time

Acotadas en el tiempo. Sí y no.

Las metas no están talladas en piedra, no son sellos inquebrantables que hay que cumplir sí o sí. Si has pensado en grande y no te has pasado de realista, seguramente tu meta sea ambiciosa. Y es posible que surjan contingencias y circunstancias con las que no contabas, o que algo simplemente te esté costando más de lo que creías. PUES NO PASA NADA. ¿Creías que ese objetivo te iba a tomar seis meses y te das cuenta de que necesitas un año? PUES UN AÑO COJONES. Lo importante es que tu objetivo “te ponga” y no te falten energías para que, aunque vayas a tardar más de lo esperado y te encuentres más dificultades de las esperadas, no dejarlo a medias. La planificación de la meta es una hoja de ruta. Como una ola. La cogemos y luego tenemos que surfearla (no he hecho surf en mi vida, si acabo de decir alguna animalada lo siento). No es un paseito en barca tirando migas de pan a los patos.

Resumiendo

Piensa en grande. Crece, date tiempo y busca una meta que te motive lo suficiente para hacerte crecer y mejorar como persona. Cuando la logres, saborearás las mieles del éxito, sabrás lo que se siente cuando mires atrás y veas que lo que has conseguido, hace un tiempo te parecía casi un imposible.

Y no te pares, no te quedes ahí regodeándote. Disfruta y a por otra.

¡Nos leemos!

Siguiendo Juan Vidal:

Fabricante y coleccionista de activos. Tu sherpa a tus objetivos en juanvidal.es Pensionista a tiempo completo y trader y formador a tiempo parcial.

2 Comentarios

  1. Javier Gómez Coach
    | Responder

    Cuanto más te leo, más me gusta tu forma de escribir: amena, clara, divertida y concisa. Disfruto leyéndote, en parte también, porque me siento identificado con tu forma de pensar.

    Como coach he de decir que el filtro SMART-ER (aqui faltaria Ecológico -que no perjudique a nadie de mi entorno más importante, incluso a uno mismo- y Retador -que te suponga la suficiente motivación y esfuerzo como para que, como tu bien dices, “te ponga”).

    Dicho esto, muy de acuerdo con las limitaciones mentales y los plazos peligrosamente ilusorios. Lo importante es la reflexión sobre estos puntos, plasmar los objetivos en papel y usarlos como hoja de ruta.

    Después, en el tiempo, habrá que ir modificando y gestionando. Pero al menos sabremos a qué agarrarnos y, sobre todo, tendremos clara firmeza de que eso es lo que algun dia quisimos.

    Nuestra motivación para ir alcanzándolos es lo que nos hace crecer y, en consecuencia, vivir con nuestro propio éxito. Así es como lo entiendo yo.

    Abrazo de oso.

    Javier Gómez Coach

    • Juan Vidal
      | Responder

      Hola Javier.
      Me alegro de que te guste, me vas a tener por aquí una temporadita dando la lata, espero no defraudar 😉
      Me quedo lo de SMART-ER, incorpora lo de Retador que, para mi, es crucial.
      Totalmente de acuerdo en que con el tiempo hay que ir modificando, gestionando y adaptando, y la consecuencia natural que esto tiene -> crecer como personas.
      Es un placer leer tus aportaciones, siempre acertadas.

      Abrazote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *